Diagnóstico del cáncer de vejiga


Si usted recibe un diagnóstico de cáncer de vejiga, su caso se remitirá a los servicios de oncología urológica. Estos servicios se especializan en el diagnóstico y tratamiento de cánceres en el sistema o aparato urinario de cualquier persona, y en los órganos del aparato reproductor masculino. Se indicarán pruebas para determinar la extensión del cáncer. Algunas veces, el cáncer solo está en la vejiga. Otras veces, es posible que se haya diseminado a distintas partes del cuerpo. El proceso que se usa para determinar la extensión del cáncer en el cuerpo se llama estadificación. Es importante conocer el estadio del cáncer de vejiga para planificar el tratamiento.

Para obtener información sobre un estadio específico del cáncer de vejiga, consulte Estadios del cáncer de vejiga.

Es posible usar las siguientes pruebas con imágenes para determinar el estadio del cáncer de vejiga:

Tomografía computarizada

En una tomografía computarizada (TC) se usa una computadora conectada a una máquina de rayos X para tomar una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo desde ángulos diferentes. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere para que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara.

Imágenes por resonancia magnética

En las imágenes por resonancia magnética (IRM) se usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas del interior del cuerpo, como la vejiga. También se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN). En ocasiones, se toman imágenes en 3 momentos diferentes después de inyectar un tinte, para obtener la mejor imagen posible de las áreas anormales de la vejiga. Este procedimiento se llama IRM trifásica.

Radiografía del tórax

En una radiografía del tórax se toma una radiografía de los órganos y huesos del interior del tórax. Un rayo X es un tipo de radiación de alta energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película, lo que permite obtener una imagen de áreas del interior del tórax.

Gammagrafía ósea

En una gammagrafía ósea se verifica si hay células en los huesos que se multiplican rápido, como las células cancerosas. Se inyecta una cantidad muy pequeña de material radiactivo en una vena y este recorre el torrente sanguíneo. El material radiactivo se acumula en los huesos con cáncer y se detecta con un escáner.



Fuente de la noticia

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad